EFECTO:

El efecto es en sí, uno de los más desconcertantes. Lo que los espectadores ven es realmente imposible y más aún para el que nos ayuda. Un espectador cualquiera, extiende sus brazos, manos palma abajo frente al mago y las empuña. Enseguida el mago le pide que ponga un puño sobre el otro a gusto. Encima del puño superior, el artista coloca un poco de ceniza, de cigarrillo, la que luego frota hasta desaparecer. Entonces el mago le pide al espectador que abra y muestre la palma de esa mano, EN ELLA APARECE LA MANCHA DE CENIZA!!. Inmediatamente el mago pide al espectador que frote la palma de su mano sobre el dorso de la otra que aún mantiene empuñada hasta borrar la mancha. Finalizada la tarea, el espectador abre su otra mano y en la palma de ella APARECE NUEVAMENTE LA MANCHA DE CENIZAS!!! Nota: Esta última acción la realiza solo el espectador, el mago no toca sus manos.

PREPARACIÓN:

1. Solo necesitas un poco de ceniza, si ya realizaste el juego del brazo escrito, entonces ya tienes la ceniza, de lo contrario basta la que encuentres en un cenicero.
2. Antes de iniciar tu efecto, humedece la yema de tus pulgares, puedes simplemente posar el pulgar derecho sobre tu boca, mojarlo con saliva y luego juntar ambos pulgares por las yemas. Esta operación debe pasar desapercibida para los espectadores. Al momento siguiente deberás tomar la ceniza y poner la yema de los pulgares sobre la ceniza. De esta forma tus dos pulgares tienen una mancha de cenizas en sus yemas. Pero no dejes que te descubran la ceniza.
3. Todo el truco se realiza al comienzo, cuando el mago pide al espectador que extienda sus manos. Allí el mago le coloca la ceniza que lleva untada en sus pulgares, en las dos palmas.

DESARROLLO DEL JUEGO:

1.Acércate a un espectador y pídele que extienda sus manos frente a ti.
2. El espectador puede extender las manos separadas una de otra o bien juntas. Sea de una y u otra forma, hazle poner las manos en la posición contraria pero, tu se las mueves con tus manos..
3. En una acción normal, tómale sus manos con las tuyas de modo que tus pulgares se apoyen por abajo contra sus palmas y tus restantes dedos por encima y si las manos del espectador estén juntas, se las separas, ó si están separadas se las juntas.
4. Le Dices: ” Es mejor que las mantenga así…”. La acción no será sospechosa pues aparentemente estás ubicando las manos del espectador en la posición necesaria para la experiencia. Como te habrás dado cuenta, la trampa está hecha, el espectador tiene sus palmas manchadas con la ceniza de tus pulgares.
5. Mándale al espectador cerrar sus manos empuñándolas y que ponga cualquiera sobre la otra.
6. Toma un poco de cenizas, de el cenicero, con tus dos manos. Toma esa ceniza con tus dedos pulgares e índice (así justificas que los dedos estén sucios) y déjala caer en el dorso del puño superior del espectador.
7. Luego con tus dos manos frota, usando la punta de tus dedos, la ceniza del dorso de la mano del espectador, hasta que desaparezca. No necesariamente debe desaparecer toda, esta operación es solo para hacer mas misterioso el efecto.
8. Aléjate del espectador, mándale abrir y poner palma arriba esa mano, sobre el puño cerrado de la otra mano (así evitas que la abra anticipadamente). Gran sorpresa tendrán todos al ver que la ceniza pasó a través de la mano.
9. Luego de unos momentos, dejando apreciar el efecto que acabas de producir, di al espectador que lo intente él. Mándale frotar la mancha que le acaba de aparecer en la palma de su mano, contra el dorso de la mano que aún tiene cerrada.
10. El espectador frota y al abrir su mano todo el mundo queda mudo al ver que el espectador ha logrado hacer que la mancha pase a través de su mano.

RECUERDA Y APLICA LOS CONSEJOS DEL PRINCIPIO.

 

VOLVER A TALLER ON-LINE